La iniciativa es tan amigable para el planeta como para el bolsillo. Reutilizando materiales e invirtiendo solamente 1,500 dólares, Rob Greenfield fabricó su nuevo hogar en Orlando, Florida. Su intención es demostrar que es posible vivir bien, sin contaminar el medio ambiente ni consumir grandes cantidades de recursos.

“Bienvenidos a mi pequeño hogar, donde vivo de manera easy y sustentable”, posteó Rob. Crédito: Instagram @robjgreenfield

Easy y sustentable, el leitmotiv

The Red Tea Detox

La vivienda de 9 metros cuadrados brinda las mismas comodidades que una casa regular: tiene una cama, estantes para libros, mesa y refrigerador. También una cocina al aire libre, una ducha de agua de lluvia junto al sistema de recolección de agua, un inodoro de compost y, por supuesto, un jardín, donde, cube, pasa la mayor parte de su tiempo.

READ  Egyptian TV host sentenced to 1 yr behind bars for interviewing homosexual visitor

Aunque el proyecto no está completamente terminado, Rob ha podido mudarse y seguir avanzando desde allí. Uno de los próximos pasos será alejarse de todas las fuentes de energía no renovable, aunque ahora gasta 100 dólares anuales por una pequeña cantidad de electricidad.

Filosofía de vida

Greenfield intenta llevar una vida sustentable en todo sentido. Por un año, solo bebe agua de lluvia y por un año se alimentará solo de los productos que él mismo cultive.

READ  China Holds Third Canadian, Escalating Diplomatic Disaster with america

La huerta también incluye una planta cuyas hojas suaves reemplazan al papel higiénico. Además, su sistema de inodoro no contaminante se convierte luego en fertilizante.

Desde su Instagram comparte otros hábitos ecológicos como la limpieza dental con ramas, un método ancestral conocido como Miswak.

Un rostro acquainted en la protección del medio ambiente

Rob lleva 6 años comprometido con un estilo de vida en favor del medio ambiente y ha participado en algunas operación mediáticas. A finales de 2016, se paseó por las calles de Nueva York vestido de “el hombre basura”, para visibilizar la enorme cantidad de deshechos generados por los estadounidenses.

READ  Life-boosting signal confirmed on Mars

Rob casi no produce basura pero para esta causa decidió consumir durante un mes como una persona promedio y generar así unos 2 kilos de basura diarios.

Durante un mes, Rob cargó en su cuerpo toda la basura que produjo. Crédito: Non Cease Folks

Otras de sus campañas fueron recuperar basura en las papeleras y pasar más de un año viviendo en una casa sin agua corriente ni electricidad. Además, tuvo su propio programa en el canal Discovery.

Aunque la casita ecológica de Greenfield puede incluso parecer tentadora, no está claro si el ambientalista tiene un plan de emergencia en caso de que algún huracán azote el área de Orlando, en el centro de Florida, durante su año de residencia allí.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here